La ​Ley de la Segunda Oportunidad es un proceso legal que permite a los particulares cancelar todas sus deudas. Para acogerse, es necesario cumplir con una serie de requisitos.

Dicho de otra manera, la Ley es una herramienta a disposición de particulares y autónomos que ayuda a superar cualquier situación económica por muy complicada que sea, mediante la negociación de unas condiciones asumibles con los acreedores y, en si no se alcanza un acuerdo, y por último mediante la cancelación de toda la deuda.

Este procedimiento está regulado por la Ley 25/2015 de «mecanismo de segunda oportunidad y reducción de carga financiera». En ​este enlace ​puedes encontrar un resumen de la Ley o si deseas ver el texto original accede al publicado en el BOE.

A pesar de no ser muy conocida en España, la Ley de la Segunda Oportunidad se ha venido aplicando desde hace años en Estados Unidos y en otros países de Europa.

En ​EMPIEZA DE CERO ​creemos en esta segunda oportunidad como una de las mejores opciones para cambiar la vida de los particulares. Si estás buscando un despacho especialista en la aplicación de la Segunda Oportunidad, este es tu sitio. Somos líderes en la aplicación de la Ley en España, con más de 12 años de experiencia en derecho Concursal y desde 2015 en la Segunda Oportunidad. Mediante este formulario, podrás comprobar si cumples los requisitos para acogerte a la Ley. Además, todas las consultas son gratuitas. Llámanos y te asesoraremos sin ningún tipo de compromiso.

Ley segunda oportunidad particulares

La ley de la segunda oportunidad es un proceso concursal aprobado en 2015 con el objetivo de perdonar parte de la deuda a los particulares.

Gracias a la última actualización se exonera un porcentaje de la deuda pública y privada, administrando el resto de una forma realista y asumible por parte del afectado.

Para acogerse a ella se deben cumplir una serie de requisitos y en todo momento demostrar que la persona implicada actúo de buena fé.

La buena fé, clave para un veredicto favorable:

Para que un juez dicte un veredicto a nuestro favor al acogernos a la ley de la segunda oportunidad se debe demostrar que en todo momento actuamos de buena fé. Y que, la bancarrota de nuestra economía particular o la de nuestro negocio se debió a elementos fortuitos, fuera de nuestro control.

Por otro lado no hablamos de un proceso fácil. Se necesitan entre 5.000 y 15.000€ para realizar los trámites en un momento donde nuestra economía está totalmente hundida.

Contar con profesionales especializados en la ley de la segunda oportunidad para llevar a cabo el proceso también es algo clave para salir beneficiados, sin embargo merece la pena.