S

í, si no te has endeudado durante la tramitación de este procedimiento y no adeudas nada a la Agencia Tributaria o la Seguridad Social, será posible librarse de todas las deudas. Los créditos son:

  • garantizados con anticresis,
  • refaccionarios, sobre los bienes refaccionados,
  • por contratos de arrendamiento financiero o de compraventa con precio aplazado de bienes muebles o inmuebles,
  • con garantía de valores,
  • garantizados con prenda,
  • por responsabilidad civil extracontractual y
  • por salarios.

En caso contrario, la ley prevé que para el caso de las deudas de derecho público y otras privilegiadas se pueda presentar un plan de pagos a 5 años tras los cuales, y cumpliendo una serie de requisitos, podrás exonerarte la deuda de derecho público que no hayas podido saldar en la ejecución de dicho plan.

Ver sentencia del Tribunal Supremo.

¿Qué supone librarse de todas las deudas?

Librarse de todas las deudas no significa «dejar de vivir», ni supone hacer nada «malo» ni «ilegal», sencillamente se trata de ordenar tu situación financiera con todos los instrumentos económicos y legales que tienes a tu disposición.

Cuando has agotado todas las opciones:

  • Realizando un seguimiento de todos tus gastos (incluidos los bancarios y crediticios)
  • Categorizando tus gastos (imprescindibles, esenciales, vitales…)
  • Intentando negociar tus deudas, una y otra vez, sin éxito o con poca efectividad.
  • Buscando mil opciones para generar ingresos extras (a veces, trabajando más allá de lo razonable)
  • Probando todos los métodos y trucos:
    • Método tradicional (pagando las deudas con mayor tipo de interés primero)
    • Bola de nieve (pagar las deudas menores primero)
    • Tsunami (pagando en el orden que tu estimas mejor)

Y no te quedan más opciones, tienes que considerar seriamente presentar Concurso de Acreedores acogiendo a la Ley de la Segunda Oportunidad.

¿Sigues teniendo dudas y preguntas sin respuesta?

Realiza una consulta totalmente gratuita, un abogado especialista en la Segunda Oportunidad te atenderá personalmente.

Conocemos todas las opciones para encontrar soluciones que permiten librarse de todas las deudas. Si piensas que tu caso no tiene solución, infórmate al menos, ahora existe en España una solución que te saca de la insolvencia por Ley, y es tu derecho conocerla y si finalmente te decides, acogerte a ella.