Muchas veces pensamos que una buena racha durará para siempre, compramos más de lo necesario o nos encontramos ante una situación impredecible como la última crisis por Covid-19.

Sea cual sea tu caso si las deudas pueden contigo, siempre hay solución, si, la hay, aunque pocas personas la conozcan.

Lo más importante es dejar de acumular deuda, sentarse en un momento tranquilo y ordenar nuestros pensamientos para encontrar la mejor solución, veamos cómo hacerlo:

Qué hacer si no puedes más con las deudas

1- Identifica tu deuda

Apunta en papel o crea un Excel con la cantidad que debes y a quien se lo debes. También es buena idea apuntar la tasa de interés que tiene cada deuda para que estos no vayan a más.

Las deudas con un alto índice de interés son las primeras que debes abonar, por lo que es buena idea situarlas en lo alto de la lista.

2- Conoce tu capacidad de pago:

Si cada semana sales a cenar fuera, te compras un capricho o renuevas una suscripción innecesaria no estás conociendo tu capacidad real de pago. Ahora mismo tienes deudas pendientes y es en lo que debe irse el dinero no esencial.

Después de apretarte el cinturón sabrás realmente cual es tu capacidad de pago, quizá te lleves una grata sorpresa.

3- Jamás pagues el mínimo

Pagar el mínimo significa que solo estás pagando los intereses que te genera dicha deuda pero no la cantidad que debes en sí misma, por lo que, aunque pagues mes a mes esta no disminuirá. Paga siempre más del mínimo y si tienes dudas con algún concepto pregunta a tu banco todo lo que necesites.

4- Reunificar deudas o crear un programa de pagos fijos

Cuando esto sucede muchos bancos y empresas de crédito ofrecen programas de Reunificación créditos que te permiten concentrar tu deuda y abonar de la forma más cómoda posible mes a mes. Consulta las soluciones que ofrece tu entidad bancaria o de crédito e intenta refinanciar toda tu deuda llegando a un acuerdo beneficioso para todas las partes.

Reunificar deudas es una vehículo ideal para solucionar el problema siempre y cuando la causa principal sea la reducción (temporal o definitiva) de los ingresos o de la capacidad de pago mensual. Si el problema es la perdida de ingresos o una insolvencia insalvable, reunificar deudas no es una opción realista.

Ley de la Segunda oportunidad, un salvavidas económico

Cuando Reunificar deudas es imposible o tu deuda es demasiado grande para afrontarla con medios tradicionales, necesitas salir del ámbito financiero y utilizar soluciones del legal. Para eso en el año 2015 el gobierno aprobó la conocida como Ley de la Segunda Oportunidad, una normativa destinada a crear un nuevo plan de pagos si se llega a un acuerdo con los acreedores, y a la exoneración total de la deuda si este no llega a buen término.

Hablamos de un proceso largo y que involucra a muchas personas pero que puede suponer un verdadero desahogo social y económico para aquellas personas que, actuando de buena fé, iniciaron un proyecto, salió mal y se vieron agobiadas por cantidades desorbitadas que pagar.

El proceso puede llevarse a cabo siempre que la totalidad de la deuda no supere los 5.000.000€ y puede suponer el perdón de la totalidad a pagar, incluyendo la deuda pública.

En Empiezadecero.es somos especialistas en Ley de la Segunda Oportunidad, si necesitas más información sobre esta normativa o crees que puedes acogerte a ella contacta con nuestro equipo cuanto antes y descubre cómo podemos ayudarte.