Cargando...

Salir de la Insolvencia

No permitas que la insolvencia se convierta en tu estilo de vida

Debes abandonar la insolvencia. El fracaso es algo circunstancial y de carácter temporal.  Por muy grave que sea tu situación financiera, tiene solución.

 piensas que estás sumergido en el fracaso. ¡Recupérate!

  • Has tenido una mala experiencia empresarial, como empresario o como autónomo, de la que todavía no te has podido recuperar.
  • Tienes deudas con viejos Acreedores, con Hacienda y con la Seguridad Social que no podrías pagar ni «trabajando dos vidas».
  • Hiciste las cosas mal cuando, eras empresario y no pudiste cerrar el negocio de forma ordenada por falta de recursos económicos e incluso personales.

Si la imposibilidad de solucionar tu situación, te ha obligado a instalarte en la insolvencia. ¡Reacciona!

  • Tienes ejecuciones, embargos, y deudas de cuyo importe no quieres acordarte…
  • Has aprendido a vivir sacando el dinero del banco antes de que te lo embarguen
  • Tu nómina está embargada, pero vives con la tranquilidad de que ya no te pueden embargar más…

Si aun no eres insolvente, pero ya no puedes más. ¡Acógete a la Ley!

  • Durante toda tu vida te has endeudado, pero nunca has dejado de pagar tus deudas, eres consciente desde hace tiempo que sobrevivir y cumplir tu compromiso de devolución de la deuda es sencillamente imposible, pero te has desgastado luchando ante lo imposible hasta dejar que la situación te ahogue.
  • Has dejado de pagar varios meses las cuotas y aun no te han embargado pero tus acreedores no paran de llamarte y acosarte, de mandarte cartas amenazadoras, de darte avisos y ultimátum alarmantes.
  • Has echado números una y otra vez y has llegado a la conclusión de que tu economía es imposible e insostenible.

Si quieres ponerte la «venda financiera» antes de tener la «herida económica». ¡Negocia ya con tus acreedores!

  • Durante toda tu vida te has endeudado, pero nunca has dejado de pagar tus deudas, pero ahora sobrevivir y cumplir tu compromiso de devolución de la deuda es sencillamente imposible.
  • Has intentado negociar una reducción de tus cuotas mensuales sin éxito.
  • Tras agotar la vía de la reunificación de todas tus deudas o la refinanciación de estas con las alternativas conocidas o con los enfoques utilizados hasta ahora, has llegado a la conclusión de que no es una solución realista y viable.

Si te encuentras en alguna de estas situaciones, tienes que luchar contra la insolvencia. Ahora, con la Segunda oportunidad abandonar la insolvencia es una realidad al alcance de tu mano. ¡Por Ley!

MAS INFORMACION