Principio de Igualdad (par conditio creditorum)

La posición material insalvable podía tener sentido en un contexto en el que el estado era más débil que los afectados. Esta posición derivaba de la consideración de que tanto las Deudas con la administración pública como el resto de los créditos privilegiados, debían tener una posición ventajosa respecto al resto de acreedores. Efectivamente, tenía sentido cuando había una menor carga impositiva sobre ciudadanos y empresas y un menor control sobre la renta y las transacciones comerciales. Pero, aunque es evidente que carece de sentido en la situación inversa actual, la Ley todavía no ha sido modificada.

El sentido común y la jurisprudencia acumulada hasta la fecha están empezando a establecer mecanismos que imprimen la lógica de la que carece la Ley a los procesos de liquidación y exoneración de la deuda en el “mundo real”.

Mientras en el resto de países del entorno europeo, ya se han sensibilizado con esta posición de poder administrativo, en España todavía “se mira para otro lado”, dejando en manos de mediadores, administradores concursales, abogados, jueces, magistrados y resto de profesionales el ciego e insensible vacío legislativo.

MAS INFORMACION